viernes, 9 de diciembre de 2011

Ricardo César Espala Sarucu

Uruguayo. Delantero. De Atlanta (1980-84, 115 partidos, 41 goles) y San Miguel (1987-88, 10 partidos, 1 gol). Jugó 125 partidos, 42 goles.

Se inició en Cerro, donde con 17 años debutó en Primera. De allí pasó en 1979 a Colón, que militaba en la Primera "B" del fútbol charrúa, de cuyo torneo fue goleador.

Tras un buen rendimiento en su país, Espala fue contratado por Atlanta en 1980. El DT del conjunto bohemio era Luis Artime, quien dio su aprobación para incorporarlo.

Su debut oficial se produjo el 1 de marzo, ante el Deportivo Armenio en Villa Crespo, partido que finalizó 1 a 1.

Al principio a Espala le costó adaptarse al fútbol argentino, y en la primera rueda del torneo convirtió apenas dos tantos (uno a Arsenal y el restante a Sportivo Italiano). Pero al comenzar la segunda rueda, el uruguayo la revirtió su imagen, ya que en 19 partidos convirtió 14 goles, terminando como goleador del equipo con 16 tantos.

En 1981 los dirigentes hicieron uso de la opción de compra de Espala, quien tuvo poca participación en el torneo de ese año, en la que la mayoría de las veces salió en el banco de suplentes.

A la siguiente temporada, Espala siguió alternando la primera en una dura disputa con Alfredo Graciani, quien hacía sus primeros pasos en el fútbol.

Su consagración definitiva llegó con el campeonato y ascenso de Atlanta en 1983. Espala convirtió 18 goles en 33 partidos e integró la delantera con Jorge Villagra, Alfredo Graciani, Héctor Milano y Rubén Rojas. Fue goleador del equipo, anotando varios goles mediante la ejecución de tiros penales.

En la máxima categoría del fútbol argentino, Espala tuvo poca participación en el primer equipo dirigido por otra dupla Carlos Pandolfi - Carlos Alberto Della Savia, al punto que no participó de ninguno de los seis partidos por el Torneo Nacional. En tanto, en el Metropolitano jugó apenas 11 partidos de los 36 que disputó el equipo, sin marcar goles.

Por la pobre campaña, Atlanta volvió a Primera B y el uruguayo emigró al fútbol ecuatoriano, donde jugó en Deportivo Quito y Macará.

En la temporada de 1987/88, Espala volvió a la Argentina, donde jugó en San Miguel, donde no tuvo mucha continuidad.

A mediados de 1988 firmó para Deportivo Aucas y en 1990 decidió volver a su Montevideo natal.

En su estadía en la capital uruguaya a Espala le detectaron que sufría de leucemia, enfermedad con la que peleó como si estuviera en el área, pero finalmente, un 12 de enero de 1999, sucumbió ante ella en Mendoza, donde se había radicado seis años antes.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...