lunes, 31 de agosto de 2009

Ubiré Durán


Uruguayo. Eje medio de Lanús (1946/47, 24 partidos) y de Huracán (1948/49, 29 partidos, 1 gol). Participó en 53 partidos y anotó 1 gol.

Su aparición en el fútbol argentino se dio en Lanús, donde jugó dos años. En 1948 pasó a Huracán. Allí se destacó en su primer año, pero al siguiente perdió el puesto y sólo jugo 4 partidos.

Eugenio Tomás La Rosa


Peruano. Delantero. De Argentinos Juniors (1987). Jugó 5 partidos.

Fue el primer jugador peruano que vistió la camiseta del Bicho. Llegó a Argentinos en 1987, tras participar con el seleccionado peruano en la Copa América disputada en nuestro país en ese mismo año.

Su estancia en el fútbol argentino fue breve. Debutó en la segunda fecha de la temporada 87/88 ante River en el Monumental, partido que finalizó 1-1. Siguió de titular las tres fechas siguientes y en la 6ª jugó por última vez cuando ingresó como suplente reemplazando a Fernando Redondo en el partido ante Rosario Central. Fue relegado a la Reserva y en 1988 volvió a Perú, donde desarrolló casi toda su carrera.

Integró la selección de su país, en la Copa América de 1987.

jueves, 27 de agosto de 2009

Carlos Alberto Espínola


Paraguayo. Marcador central. De Rosario Central (1997). Jugó 5 partidos.

Se trata de un recio zaguero central que comenzó en Cerro Porteño en 1996 y al año siguiente tuvo un breve paso por Rosario Central. Volvió a su club, luego pasó por América de México, Libertad, Sport Colombia, Deportivo Cali y Emelec.

Actualmente juega en la Liga Universitaria de Quito, equipo donde tuvo sus mejores años deportivos.

En el 2006, siendo jugador de la Liga, protgonizó un hecho bochornoso cuando en el último partido de la temporada, contra el Barcelona de Guayaquil, fue parte de una brutal gresca y fue sancionado con un año, luego de darle un puntapié en la cara al jugador Leonardo Soledispa del equipo contrario.



Jugó 4 partidos con la Selección de Paraguay antes de nacionalizarse ecuatoriano. También fue seleccionado juvenil en el preolímpico Sub-23 en Argentina.

Roberto “Tito” Drago


Peruano. Insider derecho. Jugó 3 partidos en Racing en 1946.

Drago (más conocido como "Tito" Drago) se inició en 1940 en Centro Iqueño, luego paso al Deportivo Municipal, también de Perú, donde militó casi toda su carrera.

Sólo en dos oportunidades se fue de su país, la primera en 1946, cuando paso fugazmente por Racing y después por Independiente de Medellín de Colombia.

Se retiró del fútbol profesional en 1965 en Municipal, donde es ídolo. Y en 1981 creó una academia de fútbol con su nombre, en la cual forma nuevos valores para el fútbol de su país.

Con la Selección peruana, “Tito” Drago jugo por primera vez en 1949 y desde 1953 hasta 1956 estuvo siempre presente en la blanquirroja.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Luis Fernando García Carneiro


Brasileño. Marcador central. De San Lorenzo (1997-98, 47 partidos, 4 goles) y Belgrano de Córdoba (1999-2000, 45 partidos, 4 goles). Jugó 92 partidos, 8 goles.

Llegó al Ciclón procedente de Fluminense, para el Clausura 97’. En ese torneo hizo dupla con Oscar Ruggeri y luego perdió el puesto con Jorge Borelli. Al finalizar este torneo, ambos jugadores se fueron del club (Ruggeri a Lanús y Cacho Borelli se retiro), por lo que el Brasileño tuvo más continuidad en el Apertura haciendo dupla con Federico Lussenhoff.

Al renunciar el técnico Castelli en medio del Clausura 98’, asumió en su lugar Alfio Basile, y la figura de Luis Fernando se fue perdiendo con el cambio del técnico, quien para el Apertura de ese mismo año ya no lo tenía en cuenta y el brasileño tuvo que ser transferido al Badajoz (de Tinelli), de la segunda división de España.

Regresó al fútbol argentino contratado por Belgrano de Córdoba en 1999. Allí mostró un buen nivel y disputó la Promoción que dejó al Pirata en Primera. Tras finalizar esta instancia dejó el equipo y firmó para Jorge Wilstermann de Bolivia en 2001.

Wilmer Cabrera


Colombiano. Volante de Independiente en 1997, con 11 partidos.

Volante por derecha de larga trayectoria en el fútbol colombiano, donde jugó en Independiente de Medellín y América de Cali.

En 1997 Independiente adquirió el pase de Wilmer Cabrera, en 600.000 dólares, convirtiéndose en uno de los refuerzos para el plantel que dirigía Ricardo Gareca en el torneo Apertura.

Su debut fue en la victoria del Rojo por 3 a 2 ante Huracán y solo llegó a jugar 10 partidos más en el torneo pero sin lucirse.

Volvió a Colombia y terminó su carrera en el futbol de Estados Unidos.

Wilmer fue el lateral derecho de la selección de Colombia por varios años y jugó el Mundial 98’, donde fue titular en los tres partidos.

martes, 25 de agosto de 2009

Pablo Alejandro Correa

Uruguayo. Delantero de San Lorenzo (1994). Jugó 3 partidos.

martes, 11 de agosto de 2009

Delfín Benítez Cáceres


Paraguayo. Delantero. De Boca (1932-38, 162 partidos, 108 goles), Racing (1939-41, 84 partidos, 65 goles) y Ferro (1942-44, 66 partidos, 20 goles). Jugó 312 partidos, 193 goles.

Excepcional delantero central que surgió en Libertad de Paraguay, donde debutó en 1927, con 17 años, frente a Olimpia. Su equipo ganó 2 a 1 y él marcó el segundo gol. Desde ese día hasta el día de su retiro siempre fue titular en todos los equipos donde jugó.

En 1932 se concretó su pase a Boca Juniors y sus primeros partidos fueron en reserva. Allí llamó la atención por hacerle 3 goles a River en un partido. En el arco contrario estaba Sirni, con quien se encontró más de una vez más ese año, pero ya en Primera División, para anotarle otros dos, en un encuentro que ganó Boca por 2 a 1, el 31 de octubre. Luego le haría 4 goles más en partidos oficiales de Primera.

Apodado el Machetero, Benítez Cáceres debutó en la primera de Boca el 19 de junio y, justamente, contra los Millonarios. Fue 1-1 en la Bombonera, pero no convirtió esa vez.

Le aportó al equipo toda su potencia goleadora y su gran capacidad para definir. En el área, nunca se equivocaba. Convirtió 108 goles en Boca, en 162 partidos. Empezó la cuenta el 25 de septiembre de 1932 con 2 en el 7-0 a Quilmes y la cerró en 1938 (10/12) en el 3-4 con Almagro. Es el quinto goleador por torneos locales y es el máximo anotador extranjero en la historia de Boca.

Compuso un trío legendario con Francisco Varallo y Roberto Cherro, con quienes integró una delantera terrible e inolvidable que consiguió los títulos de 1934 y 1935.

Se ganó el corazón de la hinchada y su nombre quedó sellado entre los grandes de la historia boquense.

En una decisión equivocada, los dirigentes xeneizes lo dejaron ir en 1939. Pasó a Racing y mantuvo su voracidad goleadora, ya que en 1940 encabezó la lista de goleadores (compartió con Isidro Lángara) a pesar de hacerlo a los 30 años, siendo uno de los pocos delanteros que han lo logrado salir goleador de un torneo a esa edad.

Desde 1942 hasta 1944, jugó en Ferro C. Oeste, donde siguió haciendo goles, que lo ubican en el 12° lugar en la tabla de goleadores históricos de nuestro país. Y junto con Erico, Francescoli, Lángara y Alzamendi, son los cinco únicos delanteros extranjeros que superaron la barrera de los 100 goles.

Siguió su carrera en Libertad de Paraguay, jugó en Colombia y en Venezuela, donde se radicó definitivamente.

Falleció el 10 de enero de 2004, en Caracas a los 93 años víctima de una enfermedad prolongada.

Benítez Cáceres debe ser considerado como uno de los mejores delanteros extranjeros de todo el ciclo profesional.

Su campaña:
Año//Club//Jugó//Goles
1932//Boca// 9// 7
1933//Boca// 34// 19
1934//Boca// 34// 20
1935//Boca// 33// 25
1936//Boca// 27// 16
1937//Boca// 2// 0
1938//Boca// 23// 20
1939//Racing// 30// 23
1940//Racing// 33// 33
1941//Racing// 21// 9
1942//Ferro// 27// 10
1943//Ferro// 19// 6
1944//Ferro// 20// 5
Totales: 312 partidos, 193 goles.

Integró la Selección de su país en el sudamericano disputado en Buenos Aires en 1929 y en 1946. Y con 19 años (imagen) jugó el Mundial de Uruguay de 1930, siendo uno de los delanteros jóvenes más prometedores de Sudamérica.

lunes, 10 de agosto de 2009

Luis Bottyan


Húngaro. Arquero de Chacarita (1934 y 1938, 69 partidos) y Quilmes (1937, 4 partidos). Jugó 73 partidos.
En el ascenso: de Sportivo Dock Sud (1939, 4 partidos) y All Boys (1940-41, 29 partidos). Disputó 33 partidos.

Bottyan llegó a la Argentina en 1934 contratado por Chacarita. Siguió hasta 1937, año en que pasó fugazmente por Quilmes. En 1938 volvió a Chacarita, pero el dueño del arco era Isaac López, quien sucedía a Sebastián Gualco.

En 1939 pasó a Dock Sud y luego All Boys.

miércoles, 5 de agosto de 2009

José Luis Villanueva


Chileno. Delantero de Racing en 2005/06 con 31 partidos y 7 goles.

Villanueva inició su carrera en Palestino en 1999, aunque durante los años 2001 al 2002 jugó cedido a equipos chilenos de segunda división: Deportes Temuco y Deportes Ovalle. Regresó a Palestino y se mantuvo hasta el año 2004, cuando fue trasferido a Cobreloa y luego a la Universidad Católica.

En el 2005 pasó a jugar a Racing. Su presentación en el fútbol argentino, fue el 13 de agosto, en el estadio Cementerio de los Elefantes frente a Colón por la segunda fecha del Apertura.

El chileno, pese a ser resistido en la primera parte del Torneo por el técnico Guillermo Rivarola, comenzó a cambiar su suerte con la llegada de Fernando “Tete” Quiroz, quien le dio más minutos en cancha. Se fue ganando la titularidad, por sus ganas, la entrega, goles y sus buenas actuaciones.

José Luis Villanueva tuvo una racha de cuatro goles consecutivos en tres partidos, con doblete a Quilmes, y la hinchada de Racing elogiaba sus tantos con el cantito: "chileno, chileno". En ese momento, la prensa lo catalogaba como el Matador de Avellaneda, en clara referencia a lo que fue el paso de Marcelo Salas en River Plate.

Con seis goles en su primer torneo, quedó como el segundo goleador de Racing, detrás de Rubén Capria, que había metido 7 goles.

Pero el sueño de llegar a ser en la Academia, lo que Salas fue en River Plate, resultó difícil en el Clausura 2006, donde tuvo una sequía de 17 partidos, sin anotar un gol. La pudo cortar ante Tiro Federal, en la victoria de Racing por 2-0 y a raíz del desahogo del chileno, la hinchada Académica lo ovaciono, ya que con su gol, liquidó el partido y se salvaron de la Promoción.



Tras un regular paso por la Academia, el chileno se incorporo al Morelia (México), equipo en el cual no le fue de lo mejor. Además jugó en Ulsan Hiunday (Corea) y Vasco Da Gama (Brasil).

Actualmente se encuentra en el Kuruvchi (Uzbequistán).

En las Selecciones de Chile, formó parte del Sub-20 y Sub-23 durante las clasificatorias al preolímpico del año 2004. Y en la mayor jugó cuatro partidos.

martes, 4 de agosto de 2009

Walter Gómez


Uruguayo. Delantero de River (1950-55). Jugó 140 partidos, 76 goles.

En 1944 con 16 años, ingresó en la cuarta división de Central y el primero de julio de 1945 debutó en primera, frente a Defensor. Deslumbró. Después repitió la actuación contra Rampla Juniors. Y siete días más tarde la rompió ante Nacional, en el Centenario. El periodismo uruguayo lo consagró con el título: “ha nacido un botija genial”.

Rápidamente integró, con 17 años, la Selección uruguaya, donde tuvo un desempeño que impresionó al público argentino. Después de aquella gran actuación, su destino no podía ser otro que a un grande del fútbol uruguayo. Y en 1946 pasó a Nacional integrando una gran delantera: L. E. Castro, él, Atilio García. Porta y Zapirain. Allí salió campeón del torneo uruguayo en 1946 y 1947.

En un clásico a comienzos de 1949, agredió a un juez y fue suspendido por un año. Y por eso Antonio Liberti, presidente de River, cruzó el charco en 1950 para convencer a los dirigentes de Nacional y contratarlo. Se salió con la suya, arregló con los dirigentes del equipo uruguayo y el pase costó 650.000 pesos argentinos y el pase definitivo del interior derecho Rubí Cerioni, tasado en 100.000 pesos.

El uruguayo vivió sus años dorados en Argentina, pasó a jugar de 9 y alrededor de él, fabricaron una segunda "Máquina", la de los 50´ (hasta 1955), con Prado, Vernazza, Labruna y Loustau, para sustituir a la del 41’ (hasta 1946), de Moreno, Muñoz, Pedernera, Labruna y Loustau.

Su debut, fue en Rosario, contra Newell's, y al minuto de juego marcó el primero de sus 76 goles en River.

A partir de ese encuentro se ganó a la hinchada “millonaria”, que lo erigió en ídolo.

Walter Gómez tenía excepcionales condiciones técnicas: un pique, que sacaba indescontables ventajas, con su cintura desconcertante, con esa gambeta que parecía imposible, con su gran manejo para darle a la pelota el destino que quisiera, con su facilidad (para pasarla de un pie al otro, o para llevarla de rastrón y levantarla sorpresivamente por encima de la cabeza del adversario e ir a buscarla a espalas de este) se convirtió, para siempre, en el número 9 que esta en la idealización de cualquier director técnico o hinchada.

Muchas veces jugó lesionado. River lo necesitaba y él salía, luego de la consabida inyección para calmar los dolores. En esas condiciones actuó la tarde de la 28° fecha de 1953, contra Racing en el Monumental, un partido trascendental en el que los dos equipos se jugaban el campeonato. Su sola presencia, su increíble personalidad futbolística, su enorme capacidad para absorber el castigo (Dellacha lo golpeó malamente apenas iniciado el partido, Walter se levantó y siguió pidiendo la pelota en todo momento) desbarataron los planes tácticos de la visita y River logró los dos puntos que le valieron el título del año.

El uruguayo dio tres vueltas olímpicas con River en 1952, 1953, 1955. En este último año, en la mañana del domingo 11 de diciembre, vistió por última vez la camiseta del equipo Millonario, que ya era campeón del torneo. El rival fue Racing y antes del partido (que finalizó 2-2), entre el canto de su hinchada, los locales dieron la vuelta olímpica. Fue la última vez de Walter en la Argentina y se dio el gusto de rubricarla con un gol que fue una obra maestra en Núñez: entró al área, eludió a dos adversarios en una baldosa, metió “un caño” al tercero, y clavó la pelota en un ángulo.

Se terminaba un romance, el de Walter y el hincha. Lo suyo se hizo canto para la historia en las voces de las tribunas: "¡La gente ya no come por ver a Walter Gómez!", estremecían los domingos sus adoradores.

A principios de 1956, River lo transfirió al Milán, pero cuando llegó a Italia se encontró con la sorpresa de que ese club tenía cubierta la cuota de futbolistas extranjeros y se concretó su pase al Palermo, otro club italiano. Ahí jugó, hasta 1959, con Santiago Vernazza, su compañero de River. En ese año, volvió a Nacional, donde el 22 de noviembre, en un nuevo clásico con Peñarol, hizo el gol que le permitió a su equipo vencer al tradicional rival por 1-0 y alcanzarlo en el primer puesto del torneo.

Luego de pasar fugazmente en Nacional, en 1961 pasó a jugar en el fútbol colombiano, pero ya no era el Walter Gómez esplendoroso. Regresó a Uruguay decidido a abandonar el fútbol, pero en 1964 aceptó una oferta del Deportivo Galicia de Venezuela. Fue su último equipo y se despidió del fútbol ante su propia gente: cuando Galicia jugó un amistoso con Cerro, de Montevideo. Convirtió tres goles, y se retiró del campo de juego ovacionado por el público y con la cálida admiración de sus compatriotas.

Se radicó en Buenos Aires, trabajando en el Monumental de River, el estadio donde tantas veces deleitó a la hinchada con su juego.

El 4 de marzo de 2004 falleció en Buenos Aires a causa de una afección pulmonar.
Su campaña en el fútbol argentino:
Año//Jugó//Goles
1950// 34// 22
1951// 26// 17
1952// 24// 12
1953// 21// 8
1954// 20// 11
1955// 15// 6
Total: 140// 76

Emilio Alonso


Español. Puntero izquierdo. Jugó un partido en 1940 en San Lorenzo.

Fue otro de los integrantes del seleccionado vasco que huyeron de la guerra civil española y desembarcaron en Boedo.

Su único partido fue el 29 de septiembre de 1940 ante Gimansia de La Plata que venció por 3-1 en su cancha a San Lorenzo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...